París en 3 días (III)

Hola amigos!!Bienvenidos un día más a mi blog, un 1 más. En el post de hoy hablaremos de París, eso sí, ya por última vez y os contaré lo equivalente a mi último día y medio allí.

Hoy veremos en el que fue el tercer día el Louvre, Notre Dame, la Ópera Garnier, daremos un paseo en barco y cenaremos enfrente a la Torre Eiffel. Además hablaremos del Palacio de Versalles, que es lo que vi en esa mañana que tuve antes de que saliera mi vuelo, de ahí lo del día y medio.

Para empezar fuerte el día fuimos al Louvre. Este es un museo dedicado al arte anterior al impresionismo, tanto bellas artes como arqueología y artes decorativas; considerado uno de los museos más importantes del mundo.

¡Es impresionante! No solo por las joyas artísticas que guarda en su interior sino por lo que es el edificio en sí, tanto exterior como interiormente. Por fuera a parte de una cola de infarto para entrar y a parte también de lo que es el edificio del museo puedes encontrar en el patio una pirámide, diseñada por el arquitecto Leoh Ming Pei. Para su construcción se emplearon principalmente vidrio y acero. Fue inaugurada en 1989, fecha del bicentenario de la Revolución Francesa y su estilo moderno contrasta con la arquitectura clásica del museo. Es un símbolo inconfundible del Louvre y atrae a millones de turistas al año. Además por la noche se ilumina reafirmando aun más su grandeza.

Por otra parte en el interior del museo no tardarás en descubrir que el propio edificio es una reliquia, los techos y los interminables pasillos te hacen disfrutar aun más de las obras que guarda en su interior.

Para los pocos amigos de los museos les recomiendo coger la audioguía al entrar que hace el trayecto más ameno y ver las principales obras. Yo personalmente es lo que hice ya que además si estás haciendo un viaje corto te ayuda a utilizar un poco más el tiempo, porque si lo que quieres es ver el Louvre bien del todo no te llegan ni uno ni dos días…

Para los que os interese yo vi la Venus de Milo, la Victoria de Samotracia, la famosa Mona Lisa y el Escriba sentado.

A todo esto la Mona Lisa o Gioconda que es, sin duda, el cuadro más importante del mundo no os costará encontrarla. Vosotros en cuanto veáis una sala (absolutamente petada) de gente no dudéis, es ahí, no hay pérdida. Mundialmente conocida y valorada no solo por su técnica y belleza sino también por los misterios que la rodean como su robo en 1911 , la modelo en la que Leonardo se inspiró, su rostro, su sonrisa y como no su mirada que según dice la leyenda te sigue si te mueves por la sala. Misterios a día de hoy sin responder y que tú mismo has de ir a averiguar. ¡No te la pierdas!

De todas formas te gusten o no los museos esta es visita obligada si viajas a París. Y además una de las cosas que molan de todo esto es que, para cuando des arte en clase o hablen por ahí de ello, tu recordarás tu paso por el Louvre y te creerás básicamente (el amo jjj).


Después de unas horitas salimos para dirigirnos a otro lugar muy muy mítico, Notre Dame.

Notre Dame es una catedral de culto católico de estilo Gótico y es uno de los monumentos más populares de París, vamos lo que decía yo… muy mítico.

Muy conocida por sus gárgolas y por ser el escenario de la obra de Victor Hugo, El jorobado de Notre Dame. Una curiosidad que esconde esta catedral es que en la plaza en la que se encuentra se puede observar un medallón con forma de rosa de los vientos que señaliza el punto 0, a través del que se miden las distancias en Francia, considerado el centro de París.

Este es otro de los lugares que a mí me gustaron más. Por todo, por su fachada y por su interior. Parece que no te dan los ojos a tantos detalles en los que fijarte. Eso sí, si quieres subir, que es donde se encuentran las campanas y por lo que dicen un lugar donde ver uno de los mejores amaneceres de la ciudad, más te vale tener paciencia, porque vaya cola…


¿Que toca ahora…? A comer!!

Después de la comida tocó la Ópera Garnier. A pesar de que no entré y de que quizás a vosotros tampoco os apetezca os recomiendo pasaros por allí aunque solo sea para ver la fachada y sacar un par de fotos, porque lo cierto es que no tiene desperdicio es preciosa.

Por aquí os dejo también un clarísimo ejemplo de lo que pasa cuando llevas 3 días a tope y sin parar JAJAJA.


Para continuar y antes de cenar fuimos al paseo en barco. Aunque sí que es verdad que no soy muy fan de los paseos en barco por la ciudades que voy visitando tengo que reconocer que es muy bonito atravesar el Sena y volver a ver, pero desde otra perspectiva, muchos de los lugares que ya has visto. El recorrido es de 1 hora y tienes multitud de compañías diferentes con las que hacer la travesía.

Yo de hecho lo hice de noche y, quitando que hacía bastante frío, me gustó hacerlo y no me arrepentí de haber subido.


Y de paso nada más salir me paré en uno de los muchos puentes repletos de candados que hay por toda la ciudad ya que allí la tradición es que los enamorados (porque como toda ciudad del amor no pueden faltar los enamorados) pongan un candado simbolizando su amor.


Por último y para culminar el día llegó el que sin duda fue el mejor momento del viaje y el que repetiría y sé que no me cansaría de hacerlo una y mil veces, cenar frente a la Torre Eiffel.

Alrededor de la torre puedes encontrar no solo vendedores ambulantes sino que también hay un montón de puestos de comida rápida en los que cogerte una hamburguesa, un perrito, un bocata…

Así que te recomiendo muy seriamente que cojas una noche de tu viaje, te compres una comida y algo de beber y te tumbes frente a la torre a cenar, porque eso si que no tiene precio. Relájate, olvídate de todo y disfruta el momento porque es una de las imágenes que nunca vas a olvidar de esta impresionante ciudad. Además algo muy curioso es que al atardecer la Torre Eiffel se ilumina con más de 20 mil luces y 300 proyectores dando lugar a un magnífico espectáculo, que ocurre los primeros 10 minutos de cada hora. Y es en ese momento cuando la ciudad brilla de la forma más bella que puedas imaginar.

Esto si que si, NO TE LO PUEDES PERDER.


Después de esto toca volver al hotel y a la mañana siguiente con las maletas ya hechas y en la consigna para el equipaje del hotel nos fuimos al último destino, el Palacio de Versalles.

Este palacio fue mandado construir por Luis XIV que al abandonar París decidió construirlo como una pequeña ciudad alejada de los problemas. Su construcción se hizo en 3 etapas, marcadas por sus amantes, en 1979 la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad.

La cola es, para variar, una locura pero nada comparado con lo grande no grandísimo que es el palacio que no contento con el edificio en sí posee unos jardines de aproximadamente 800 hectáreas. Coches para recorrerlos, bares y restaurantes e incluso barcas para navegar por su “estanque”. Las barcas son (lo más de lo más), yo tuve la oportunidad de alquilar una y me lo pasé increíble, merece la pena. Y el edificio por dentro es, un palacio (obviamente no?). Habitaciones, salas y más salas. Una de las salas más especiales, por no decir la más especial, es la Galería de los Espejos. Esta es una galería construida con el objetivo de deslumbrar a sus visitantes consta de 357 espejos puestos frente a ffrente. Dicha galería supuso todo un acontecimiento debido a lo caros que eran los espejos en la época y que por primera vez, en ella, las personas podían verse de cuerpo entero.

Una curiosidad que apuesto a que no sabéis es que de esta galería surgió el mito de que si rompes un espejo tienes 7 años de mala suerte ya que si alguna de las sirvientas del palacio tenía la desgracia de romper un espejo de la sala, le costaría 7 años de su sueldo (¡a qué es curioso!).


Y hasta aquí mi viaje, nuestro viaje. Finalizamos así París y como no este post.

Espero que os haya gustada, que os hayáis quedado con ganas de más y que os esté faltando el tiempo para buscar vuelos a París. Como siempre ha sido un placer, no olvidéis suscribiros dejar vuestro comentario y estar de nuevo aquí el 1 del mes siguiente.

Att: Pauli y su maleta viajera

2 comentarios en “París en 3 días (III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s