Una forma distinta de viajar, ¡campamentos!

Hola amigos!!

Bienvenidos un mes más. No sé cómo lo veis vosotros, pero a mi esto de que estemos empezando el veranito y siga lloviendo no me va eh… (vale, ya paro, es que no sé por qué a veces me parece que la gente interesante habla del tiempo y claro ¡había que intentarlo!).

Bromas a parte hoy os traigo un post muy diferente y especial. A priori, muchos, supongo que no entenderéis qué tiene que ver lo que os vengo a contar con el mundo del viaje, que es de lo que hablamos siempre. Mi objetivo es haceros descubrir que estos dos mundos están muy relacionados y que os pique el gusanillo de querer probar si aún no lo habéis hecho. Hoy, cumplo mi promesa del mes pasado… os enseño, una forma distinta de viajar. Sí, hoy hablamos de: ¡Los campamentos!.

¡¿EMPEZAMOS?!

Antes de nada deberíamos saber qué es viajar. Viajar, según la rae, es: “Trasladarse de un lugar a otro, generalmente distante, por cualquier medio de locomoción”. Aunque si os digo la verdad para mi viajar no es simplemente trasladarse… para mi viajar es: “vivir con la intensidad que no encontramos de forma cotidiana”.

Ahora que ya sabemos qué es viajar deberíamos también saber qué es “ir de campamento”. Supongo que esto ya no es algo que podamos, o mejor dicho, que debamos definir con un diccionario. Esto va más allá. Por ello he decidido WhatsAppear a unos cuantos amigos que comparten esta afición por los campas como yo para que me echen una mano en esta difícil labor. Ir de campamento es:

“Una oportunidad de conectarte con la naturaleza, olvidarte de las tecnologías durante una temporada y conocer gente nueva”.

“Una forma de aprender a convivir con conocidos y desconocidos, que están allí por el mismo motivo que tú, para disfrutar cada minuto como si fuera el último. Como unas vacaciones, sin familia”.

“Una experiencia a la que llegas con algo de miedo pero que acabas disfrutando e intentando no pensar en el momento en el que todo acabe y dejes atrás a toda esa gente increíble”.

“Una manera de cambiar, de romper con la rutina y de conocer gente nueva mientras aprendes a compartir y a respetar. La mejor manera de sacar toda la calidad humana que llevas dentro”.

“Una oportunidad para ser más persona. Una pequeña burbuja en la que tus compañeros y monitores se convierten, por unos días, en tu familia”.

Creo que estas palabras hablan por sí solas… ir de campamento es una filosofía de vida, una forma de viajar indispensable en la vida de muchos. Conectar con paisajes y sensaciones que nunca creíste posibles, disfrutar como si cada minuto fuera el último y entregarte y querer a personas que quizás en unos días veas por última vez pero que no por ello dejarán de estar presentes en ti. Viajar es vida y para mi, esta es una de las formas más enriquecedoras de viajar.

Llevo desde los 7 años yendo de campamento sin faltar un solo año. Primeramente un par de horas al día, después casi el día entero y desde hace ya bastante tiempo y a día de hoy dedicando un par de semanas íntegramente a esta práctica. Para mi, un verano no es un verano si no me voy de campamento. De hecho, muchos de los mejores momentos que he vivido han sido en uno de ellos, al lado de desconocidos que se han convertido en amigos y lejos de mi casa o haciendo cosas que nunca creí que fuera a hacer.

Y es que ir de campamento, en mi opinión, no hace más que enseñarte y aportarte cosas nuevas. ¿Queréis saber cuales?…

  • Te enseña a valorar el tiempo, ya que allí se pasa volando.
  • Te enseña a socializar con gente nueva y a dar la mejor parte de ti a los demás.
  • Te enseña que eres capaz de hacer actividades únicas y muy distintas a las que ya realizas.
  • Te enseña a ser independiente y a valerte por ti mismo sin ayuda de tu familia, al menos unos días (que las tiendas/habitaciones no se limpian solas pillines).
  • Te enseña a ser competitivo y a aprender a ganar y a perder.
  • Y sobre todo, te enseña que todos somos únicos y que nunca debes dejarte guiar por tus prejuicios o por tus primeras impresiones. Gente que crees muy afín puede no serlo tanto y gente que nunca creerías afín puede serlo, y mucho.

Al final la experiencia me ha enseñado que la peor parte de sumergirte en este mundillo es despedirte después de esta gente, que ya formará parte de ti y de tus recuerdos para siempre. Por todo esto y mucho más, que mis palabras no alcanzan a explicar, os animo a que probéis y a que valoréis este tipo de experiencias tan enriquecedoras.

Aprovecho para dar las gracias a compañeros y monitores por dejar un pedacito de vosotros en mi y deseo, con ganas, que llegue ya el próximo (momento cursi número 100 hoy).

Espero que, a los adictos a campamentos como yo, os haya hecho recordar momentos inolvidables (si alguno de los que recuerdas es a mi lado, escríbeme ya de ya); que, los que nunca habéis probado, estéis deseando probar; y que, gracias a esto, hayáis podido conocerme un poco más y hayáis descubierto algo nuevo.

Y hasta aquí por hoy. Si os ha gustado podéis dejármelo en comentarios y si no, el mes que viene ya os traigo un nuevo destino que además es ¡flipante!. Gracias por leerme y hasta el mes que viene.

PHOTO-2018-05-23-23-12-44

 

15 comentarios en “Una forma distinta de viajar, ¡campamentos!

  1. Me parece el mejor post, los que ya no somos niños y no tuvimos la oportunidad de disfrutar de los campamentos , al leer tu post nos damos cuenta de que nos hemos perdido una experiencia vital. Se nota que te gustan por el sentimiento que pones cuando cuentas los que sientes. Ojalá hubiese campamentos para padres , dónde encuentras personas con las que en la vida diaria no imaginarías que puedes tener afinidad y luego la convivencia las convierte en algo especial. Sigue escribiendo, amando la vida y conociendo gente maravillosa. No cambies nunca. A partir de ahora soy súper fan de los campamentos.

    Me gusta

  2. ¡Qué bonito todo! Yo he estado en “la otra parte” de los campamentos, montándolos, y lo que siempre intentas es que los chavales valoren el tiempo así! Yo sólo fui a uno cuanto tenía edad, duraba mes y medio recorriendo distintos países, y bueno, la mejor experiencia que guardo de mi vida… pero no me da tiempo a contarla aquí 😉
    ¡Ánimo, que no queda nada para el veranito!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s